Anhelo de lluvia

Posted by on 26 septiembre, 2015

Al escribir esto, estoy disfrutando el sonido de una respuesta a oración – la lluvia. Desde que regresé a Nicaragua, el tema cotidiano de conversación ha sido cuan seco y caliente que hace; y es cierto, nunca he pasado días de agosto y septiembre tan calientes en Nicaragua así que ahora probablemente muchos han recibido respuestas a sus oraciones.

Acabamos de empezar un año escolar nuevo y hemos recibido cuatro chicas del curso Testa Mission que estarán aquí con nosotros durante nueve meses a desarrollarse en su fe con Dios y con nosotros; en la Escuela de misiones, también tienen clases y algo de práctica con diez estudiantes de diversas iglesias de Darío – ha sido un intenso pero agradable principio del semestre, y esperamos un tiempo bendito juntos.

Para nuestras estudiantes suecas hay mucho que es nuevo y sorprendente en llegar a conocer una nueva cultura; y las sorpresas positivas generalmente son sorpresas muy bien recibidas. Yo estaba en Managua para tener una cita con un abogado para renovar mi residencia nicaragüense; en el camino tuve una conversación sobre las misiones con mi taxista que también es líder en una iglesia cristiana. Antes de que me dejara, apagó el motor y oró una poderosa oración de bendición sobre mí y sobre mi ministerio; no sólo que el viaje incluyó la oración – cuando salí casi no pagaba nada para el viaje.

Salomón dice: ” La esperanza que se demora enferma el corazón, pero el deseo cumplido es árbol de vida.” (Prov. 13:12 [LBLA]). Esperanza va a la mano con la fe; así que si estamos a la espera de la lluvia o de otros fenómenos de la vida, el arte de distinguir lo que está bajo el control de uno mismo de arreglar y lo que confiadamente tenemos que someter a Dios para que Él lo arregle correctamente en el momento adecuado. Además de esto, nunca dejo de estar fascinada por la forma que Él en su gran misericordia siempre logra sorprendernos con los regalos que ni siquiera hemos pedido.

Regn eller sol - ett paraply är alltid till nytta

Abajo la sombrilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*